La comunidad del Pilar celebró el festejo central de los 60 años de la Parroquia con una procesión por las calles del barrio en honor a su patrona, la Virgen del Pilar.

En la Misa, el Arzobispo invitó a la comunidad a mirar con los ojos de la fe aquel momento y expresó: “Estamos reunidos en oración con María, como los Apóstoles en la espera del Espíritu Santo. Estamos reunidos en esta asamblea, laicos, religiosas, el párroco y el Obispo, de tal modo que aquí está la Iglesia. Esto no es un club o una asociación política. De hecho es posible que haya muchas diferencias entre nosotros, pero con los ojos de la fe nos reconocemos hermanos, reunidos junto a la Madre”.

Posteriormente, Mons. Fernández pidió para esa comunidad y para cada uno de sus fieles la salud, la paz interior, la liberación de todos los males interiores, el amor en sus familias y especialmente el don del Espíritu Santo que les permita vivir de otra manera, “porque podemos tenerlo todo, pero si no hay una sana y feliz vida interior no habrá una buena calidad de vida”.

Los festejos por el 60° aniversario se vivieron con mucha alegría, los niños del colegio le cantaron a María y el párroco, Walter Crivaro, agradeció la generosidad de la comunidad que sostiene con su esfuerzo y su ayuda muchas obras buenas.